sábado, marzo 27, 2010

¿Es la democracia una solución universal? Apuntes sobre el V encuentro España-África y el diálogo habermasiano

Central African women inspecting building for microfinance project by hdptcar.

La foto, como siempre, en flickr

Ya estoy en Murcia. Han sido las últimas semanas un cúmulo frenético de circunstancias. Gané una plaza de profesora en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Murcia a principios de marzo y, a partir de ahí, todo fue uno. Preparar el viaje de regreso a España desde mi querido y añorado Boulder, incorporarme a mi nuevo puesto de trabajo, renunciar a mi beca postdoctoral de investigación (ay! cómo me costó!), empezar a dar clase, despedir de manera repentina a un familiar querido y muy cercano, arreglar la cuestión de mi visado en la embajada de Estados Unidos en Madrid… La Semana Santa me viene en el momento más oportuno. Tendré unos cuantos días para descansar (al fin!) y tomar fuerzas para mi nuevo regreso a Estados Unidos, donde me quedan cuestiones pendientes que no pude cerrar en marzo. Pendiente también queda actualizar este blog con mi nueva ubicación geográfica, aunque todavía no, todavía no puedo hacerlo.

Pero no quería hoy yo hablar sobre mis idas y venidas, sino sobre el V encuentro internacional España-África mujeres por un mundo mejor, acerca del papel de la mujer en la sociedad, evento que se está celebrando durante este fin de semana en Valencia. Están allá todas nuestras políticas, también la reina. Hablan de impulsar la democracia en África, la democracia como solución al problema africano y por ende al problema de la exclusión social de la mujer. Y yo me pregunto si hemos aprendido algo tras siglos de colonización primero, descolonización después. Este tipo de encuentros me huele a propaganda, a malgasto de los fondos públicos, a cutres lavados de imagen e incluso de conciencia. De nuevo analizamos el mundo desde nuestro eurocentrismo encorsetado, estático, enquistado. Seguimos creyendo en las soluciones universales y ahistóricas en el sentido planteado por Descartes, mentalidad positiva que creo no nos ha dado demasiados buenos resultados a nosotros, los países occidentales que hemos tratado de imponer nuestro sistema político (otrora también religioso) allá donde hemos asomado el hocico. Seguimos creyendo en la superioridad de occidente y nos autonombramos los salvadores del mundo, “pobres africanos, qué harían sin nuestra filantrópica intervención”…

La democracia ha funcionado bien (la raída máxima de que es el sistema menos malo) en la cultura occidental. Pero me pregunto si es el modo más adecuado para el caso africano. Cuando apareció el sida a finales de los 70, el movimiento gay de San Francisco impulsó foros en los que las comunidades afectadas debatieron y propusieron sus propias soluciones. Salida histórica y contextualista (leí un artículo inédito muy bueno de Merrit Dukehart sobre esto). Y esta misma lógica de que emerja la solución desde dentro más que desde fuera, podría ser aplicada al caso africano. Si es la democracia el sistema adecuado para los países africanos, que sean sus actores sociales (empezando por la sociedad civil) quienes lo decidan, ni ONU, ni ONG´s, ni gobiernos occidentales. No sé cuál sería el resultado de un debate profundo y habermasiano entre los distintos actores que conforman el tejido social africano. Quizá el resultado nos sorprendería. ¿Estamos dispuestos a ello?

6 comentarios:

eVa dijo...

Antes de nada, enhorabuena por esa plaza. Me alegro mucho por ti y te deseo todo lo mejor en tu nueva andadura murciana.

En cuanto al tema que propones, creo que tienes razón. Deberíamos ser más autocríticos con nosotros mismos y estar más abierto a lo que el otro (en este caso los africanos) pueda decirnos.

De todas formas, y sin negarte que todo esto tiene mucho de propaganda, lavado de conciencia y de euros, el congreso puede ser una oportunidad para que gente de buen corazón dialogue, no sé si en clave habermasiana o no, pero al menos para que se encuentren. Que no es poco.

Un abrazo y sigue bien,
eVa

Leo dijo...

Eva! Cómo vas? qué tal tu tesis?

Sí, estoy de acuerdo en que el diálogo siempre es algo positivo. Y allí hubo encuentros (vamos, digo yo que tuvo que haberlos). Luego, podríamos debatir sobre la realidad o artificialidad del diálogo que allí tuvo lugar. Pero me da que eso ya es "harina de otro costal" :-).

Gracias por pasarte por aquí!

un abrazo,

Leo

Anónimo dijo...

Leoparda! Gracias a tu blog que sé de ti! Enhorabuena por esa plaza, ¡debes sentirte como en una montaña rusa! Cuando te atuses el pelo, nos vemos. Besos! COngratulations!!

Medea del Bósforo o María Cahuste Napinte

Anónimo dijo...

Y totalmente de acuerdo con el tema de la cumbre de VLC...

eVa dijo...

Hola, guapa:
Pues sí, habría que ver la realidad de los diálogos...

Mi tesina va bien. En septiembre espero depositarla. ¡Y luego a por la tesis!

Aúpa con el aterrizaje,

eVa

Frank dijo...

Hola amiga Leo, espero que te vaya muy bien en esta nueva etapa.

Mira sobre lo que propones yo diría algo ¿Hay algo mejor que el sistema democrático? Pregunta difícil. Pese a todos los inconvenientes creo que la lucha y la defensa por la democracia debe continuar. Sabemos que no existe democracia perfecta ni aquí ni en ninguna parte, pero es la que menos destrucción ocasiona.

Hay que tener presente algo, ni las sociedades forman a los Estados, ni los Estados forman a las sociedades. Ambas son complementarias pero diferentes a la vez. Conozco muy poco sobre la estructura política africana y sobre su sistema social. Pero sí se que es una sociedad con muchas precariedades sociales y estatales. Descaradamente podría decir que en África podremos encontrar muchas naciones pero pocos Estados, y menos aún, democráticos.

La ONU y cía, podrán entrar a Naciones débiles e influir en su corriente occidental de pensamiento; pero dudo que puedan entrar en Estados dictatoriales. Es el propio sistema que terminará por destruirlo.

Ahora bien, dudo que la misma sociedades africanas puedan formar sus propio Estados Democráticos, ya que como dije antes, las sociedades no son formadores de Estados, sino su propia estructura Estatal, y en África eso no existe por el momento.

Besos

Cuidate

Frank