viernes, julio 20, 2007

Cuando la enseñanza se convierte en utopía

De nuevo a la carga, tarde, pero a la carga.

Tenía ya varias semanas en el tintero un post sobre la enseñanza de Teorías de la Comunciación en el aula, concretamente, en las facultades de Ciencias de la Comunicación. Creo que esta asignatura representa fielmente el espíritu de la universidad: es la Teoría de la Comunicación una materia para pensar, reflexionar, comprender... Acciones todas ellas escasamente presentes en una universidad española profesionalizada, donde los saberes prácticos están sobredimensionados frente a los teóricos.

En este panorama, enseñar teorías de la comunicación es todo un reto, ya que, además, es una asignatura a impartir en el primer curso. Cuando la tendencia general es hacia lo técnico, la teoría se presenta casi como un oasis en medio del desierto, oasis que, eso sí, queda protegido por los planes de estudio marcados desde el Ministerio de Educación y Ciencia (se trata de una asignatura troncal , es decir, obligatoria que marca el ministerio, anual, etc.). Con la convergencia de Bolonia, esto es, el espacio único europeo de educación superior, la asignatura de Teoría de la COmunicación seguirá siendo un poco la "piedra filosofal" de las licenciaturas de Ciencias de la Comunicación.

EL caso es que suele ser una asignatura "de las que cuesta", pero en la que el alumno aprende cuestiones que es muy probable que no vuelva a ver en toda la carrera.

Este año traté de que el trabajo final de curso fuera la elaboración de una Teoría de la Comunicación, que cada alumno seleccionase un objeto de estudio concreto (y un nivel de análisis y otros aspectos) y propusiera su propia teoría... Pero viendo lo utópico de mi proyecto, decidí que la construcción teórica quedara para mejor ocasión.

Aún así hubo un alumno que sí se atrevió a plantear su propia teoría. El resultado lo tenéis en este blog http://outside-xperience.blogspot.com/. El alumno de 1º de Ciencias de la Comunicación plantea que el rol es lo que determina los procesos comunicativos interpersonales. Línea interesante de investigación (en la que ya han profundizado autores como Goffmann), auqnue habría que abrirla dado que sabemos que en nuestras comunicaciones con los otros intervienen otra serie de factores, no solamente el status social. En un comentario en aquél blog he dejado algunas otras apuestas teóricas enmarcadas en esta línea.

Saludos!

2 comentarios:

José Juan Padilla dijo...

en cuanto a "EL caso es que suele ser una asignatura "de las que cuesta", pero en la que el alumno aprende cuestiones que es muy probable que no vuelva a ver en toda la carrera."
si tienes razón en el sentido de que no se ve directamente, más sin embargo es muy importante la comprensión de estos tópicos para el desarrollo de un buen comunicólogo, es en si la semilla que después puede dar frutos en (por dar un ejemplo) teorías de audiencias que son necesarias en alguna investigación para por ejemplo el lanzamiento de una nueva marca, es por esa y muchas otras razones que aunque las teorías no se presenten de forma directa si lo siguen haciendo siempre de una forma indirecta, o por lo menos mientras queramos que funcione, respecto a la teoría del rol si tiene mucho que ver sin embargo el contexto la situación que te hace jugar ese rol es quien influencía directamente ese comportamiento, pero me parece muy interesante y que bueno que por lo menos uno de todos tus alumnos presente avances

Leo García Jiménez dijo...

Bienvenido José Juan!

Sí, efectivamente, ya alguien dijo que no hay nada tan práctico como una buena teoría...

En relación a lo de la teoría del rol, he de reconocer que aunque sólo 1 de mis 130 alumnos haya planteado una teoría de la comunicación, es una satisfacción ver como muchos de los estudiantes terminan el curso dominando la materia y debatiendo sobre teorías de la comunicación y epistemología (a pesar de que son alumnos de primero de ciencias de la comunicación y a pesar también de que asisten "aterrorizados" a las clases terribles de teoría). Creo que ésa es la mayor satisfacción del docente, el poder comprobar que los alumnos han aprendido, aunque es cierto que la construcción teórica es una "empresa" que debo aparcar, al menos, en el primer curso.

Saludos,