miércoles, enero 16, 2008

De mayor quiero ser "hombre libro"

Durante estos días he recuperado para mis clases la película dirigida por Truffaut "Fahrenheit 451", adptación cinematográfica de la conocida novela de Ray Bradbury.

La obra recrea una sociedad futura en la que la lectura está terminantemente prohibida, de tal manera que la ciudadanía vive idiotizada, sin capacidad de pensar ni criticar, completamente manipulada por los medios de comunicación (sobre todo por la televisión). Supongo que si los miembros de las escuela de Frankfurt hubieran hecho una peli, sin duda hubiera sido parecida a Fahrenheit.

El contenido de la obra está de moda, pues andamos en el sistema educativo español a la greña por el tema de los niveles educativos de nuestros adolescentes (por cierto, este artículo de Pérez Reverte no tiene desperdicio): la cultura visual, el ver, has desbancado a la cultura tradicional, la del libro, la de toda la vida. ¿Para qué voy a leer si tengo la televisión, mucho más entretenida y con la que he de ejercer un menor esfuerzo?

La cuestión está en que la lectura es la auténtica herramienta capaz de desarrollar la inteligencia, así que sin lectura el ser humano pierde su capacidad de racionalización, de argumentación, de abstracción, de comprensión y conocimiento del mundo, de juicio crítico. Alguien podrá decirme que por qué, que no lo entiende. La respuesta es sencilla: la parte cognitiva de nuestro cerebro se activa, sobre todo, con el poder racional de la palabra. La imagen, debido a su base perceptiva, genera emociones, así que cuando vemos es nuestra parte emocional la que se activa, más que la cognitiva.

¿Es exagerada la apuesta de Bradbury? El autor acierta recreando una sociedad en la que nadie lee, porque sinceramente creo que sin libros la sociedad sería tal cual podemos ver en este maravilloso film. Afortunadamente, siempre quedarán los "hombres libro", que son las personas que abogan y defienden el poder de la palabra y luchan para que no se pierda la auténtica cultura.

Así que lo dicho, de mayor quiero ser "hombre libro".

Un abrazo!

4 comentarios:

Pedro Jesús Teruel dijo...

Como siempre, leo encantado las novedades de tu blog. Y no puedo sino adherirme a tu declaración del último post. El artículo de Pérez-Reverte resulta - por el contenido e, incluso, por el tono - necesario. No te oculto que he leído las últimas diez líneas con cierto orgullo: la nómina de intelectuales españoles ilustres (Unamuno, Ortega y Gasset, Ramón y Cajal, Marías...) resulta apabullante y, también, ilusionante. Tenemos buenos ejemplos, sí señor. ¿No se dice en español que el ser humano "se crece" con las dificultades...? Pues vamos a crecernos.

Leo García Jiménez dijo...

Buenas Pedro!

Sí, es cierto, la adversidad no puede generar la inacción, al contrario, debe ser el impulso para que el ser humano crezca...

Ziorita Zehetbauer dijo...

Hola Leo
Encantada de leer tu blog me doy cuenta de que he entendido a la perfección lo que escribes en el post (con lo que, en teoría, debería aprobar el examen, pero no vamos a entrar en esos temas ahora, jajaja).
Y no sólo lo que escribes sino también lo que describes. Creo, al igual que tú, que la sociedad sin libros sería tal y como plantea la película de Farenheit: personas idiotizadas que dirigen su vida alrededor de un televisor, alabando y creyendo hasta la última gota de lo que éste les ofrece.
Y lo cierto es que no estamos tan lejos de esa realidad, no tan exagerada pero sí un poco. Al entrar en la facultad de periodismo creí que me encontraría con personas maravillosas ávidas de leer y escribir. He encontrado personas maravillosas, pero muchos de mis compañeros no se han leído ni las lecturas obligatorias del instituto. ¿Cómo puede cambiar todo eso? ¿Cómo podemos alentar al consumo de la cultura por la lectura?
Creo que esa fue una de las ideas que nos impulsó a crear nuestro club de lectura y cine de nombre indescifrable, y es algo que todavía nos mueve.
Espero que mientras existe gente que impulse y asista a estas actividades, la cultura no estará del todo perdida.
Gracias por las reflexiones que nos ofreces.
Un saludo!
Ruth Uris(o Ziorita Zehetbauer, jeje)

Leo García Jiménez dijo...

BUenas Ruth!

NO te imaginas en qué instante tan crítico para mí escribes estas palabras, así que tu comentario me emociona por lo que dices, por el momento en que lo dices, por cómo lo dices.

NO corren buenos tiempos para la cultura, tampoco para los que la defienden ni tan siquiera en el mundo universitario, como muy bien has dicho.

La universidad, como he escrito varias veces en este blog, definitivamente está apostando por la formación técnica, instrumental, así que la teórica, la que podríamos llamar de corte más cultural despierta recelos entre unos y otros...

Pero bueno, mientras hay luz hay esperanza, así que el objetivo es que la llama no se apague y nos crezcamos, como muy bien ha dicho Pedro.

Un abrazo!!