miércoles, marzo 05, 2008

Debates simulados: ¿ha existido el encuentro Rajoy-Zapatero?

Comentaba esta mañana en clase el dominio, en el contemporáneo capitalismo de ficción, de la lógica del "como si"... Algo sucede, algo es "como si" fuera real, pero en verdad no lo es, nos encontramos ante una simulación, ante una creación artificial, ante una falacia. Lo ficticio finalmente le gana la partida a lo real, acaso lo elimina, en palabras del propio Jean Baudrillard.

Yo me pregunto, ¿ha existido el debate entre Rajoy y Zapatero? ¿Ha sido real o nos encontramos ante otra creación parida desde las entrañas de nuestra sociedad, desde los propios medios de comunicación, potentes fuentes de simulacros?

Me pasan un enlace a un blog en el que se comenta algo de esto. Éste es el enlace
http://www.innovationsinnewspapers.com/index.php/2008/03/04/another-pathetic-political-debate-in-spain/

¿el título?
ANOTHER PATHETIC POLITICAL DEBATE IN SPAIN (Otro patético debate político en España)

¿El comentario? Una crítica directa al papel jugado por los periodistas españoles en el "debate ficticio", lo que podría extrapolarse (por qué no) al rol del periodismo en el sistema democrático de nuestro país. Y que conste que en él no se comenta nada sobre los "posdebates", esos espacios en los que los periodistas enarbolan la bandera de un partido político y, ni cortos ni perezosos, difunden propaganda barata. ¿Es que el discurso del compromiso con la verdad lo hemos dejado solamente para la enseñanza en las Universidades? ¿Qué hay del análisis "objetivo" de la realidad que debe hacer un periodista? Reconozco que vi el debate. Reconozco que no pude con el "posdebate" periodístico.

Copio y pego el artículo... Que os aproveche!

Pathetic!
The new “moderator” said to the candidates:
Now you can say whatever you want.
So, she didn’t ask anything during the almost two-hour “debate,” and they said whatever they wanted.
She said nothing.
Nothing.
Nothing.
Welcome to the new world of the silent journalist!
We saw the same show, once again:
Two mediocre, boring and second-class candidates.
With no sense of humor.
Spouting meaningless numbers and data to hide their lack of ideas.
Neither of them speaks English, yet both said that English is a “must” for Spanish students.
Pathetic!
Spain deserves better politicians and modern political parties.
And real journalists.
Not robots.
Next Sunday’s presidential election will be a contest between a very bad candidate and one that is even worse.

9 comentarios:

Francisco J. dijo...

Comparto la opinión del artículo. Sentí lo mismo cuando vi el debate: "Esto debe ser una broma. Ahora se quitarán las caretas y saldrán los candidatos de verdad, junto con IU, UPD,y el resto de candidatos, y empezarán a debatir en pie, seriamente, con intervenciones continuas de la moderadora".

Pero eso no pasó. La gente a mi derecha apoyaba fanáticamente a Rajoy, mientras a mi izquierda gritaban con fuerza para que no votase a ese loco.

Las elecciones van a decepcionar a todos...

1berto dijo...

Vi los primeros 15 minutos del segundo debate pero el primero me lo tragé entero como casi todos.

Hablando de este último fué anodino, cansado, aburrido y un asqueroso duelo de sosomanes sin sentido del humor: patético, una tomadura de pelo.

En cuanto a la prensa no hay que arrojar sobre ella ni más ni menos culpa de la que tiene: es un fiel reflejo de nuestra sociedad.

Salu2 de 1berto

Ruth dijo...

Hola!
La verdad que yo también comparto al cien por cien la opinión que se expresa en el artículo. El debate fue una farsa de dos políticos mediocres que fueron a soltar su parrafada. Lo más gracioso del asunto (o más triste) fue que luego los respectivos partidos decían que había ganado su candidato. El nuestro es el mejor, el nuestro es el más guapo, el nuestro es...¡bah! Opino que los dos son iguales, estoy completamente desencantada con los políticos de este pais y a día de hoy, jueves, ¡ni siquiera sé a quien voy a votar!
Veremos lo que sale el domingo.
Un saludo

María dijo...

Ya te lo dije el otro día: me niego a ver más tonterías.

Confieso que esperé emocionada el primer debate, porque creía ilusa e infantilmente que iba a ser un debate de verdad. Afortunadamente tardé poco tiempo en ver que no, y después de media hora me fui a hacer otras cosas. Me alegro.

En cuanto al segundo, me alegro más todavía de no haber visto más de 10 segundos, en los que comprobé que iba a ser más de lo mismo. Menos mal! Habrían sido dos horas de mi vida, que nadie me iba a devolver, tiradas a la basura.

Por otra parte está todo lo que se ha generado alrededor. Sinceramente, yo tenía a los debates muy sobrevalorados, y me aterra escuchar eso de "el ganador del debate". Entiendo que uno de los participantes sea superior al otro, pero no la idea de "ganar". ¿Realmente se puede ganar un debate?

Pedro Jesús Teruel dijo...

¡Qué descubrimiento, el de esa entrada del blog de J. A. Giner ("What's next")! Al día siguiente del debate publiqué mi impresión en mi blog. Es realmente grave que la palabra se devalúe tanto... y, a menudo, con la connivencia de los medios de comunicación. Recuperar el valor de la palabra será -está siendo ya- un auténtico reto. ¿Podremos convertir internet en un aliado?

Leo García Jiménez dijo...

María, estoy contigo... ¿En función de qué criterios decimos quién ha ganado?

POr lo demás, creo que todos estamos en los mismo y que la postura de Fran, 1berto, Ruth... refleja el sentimiento de hartazgo general que sufre la ciudadanía. Esa es la auténtica crisis de la democracia, la desafección hacia la política y lo político.

Hace dos meses dije que no iba a votar... Uf! pero no termino de verlo, siempre he criticado muy duramente a quien no votaba (por aquello de que pasaba olímpicamente del sistema, de la democracia, de lo público...).

Así que votaré por civismo, por coherencia, que no por convencimiento.

POr cierto, hoy se publica en La Verdad un artículo que se titula: "Por qué no voy a votar". Lo dejo aquí.

Un saludo a todos!

06.03.08 - JOSÉ PERONA

Porque, dado que no he visto, leído ni oído ningún debate, ningún especial elecciones, ninguna entrevista, ninguna mesa redonda, cuadrada u ovalada, ninguna encuesta, ningún sondeo, ningún editorial, ninguna sesuda columna adosada, ni he asistido a ningún mitin, estoy razonablemente bien informado.

Porque la ley electoral no me permite borrar nombres de las candidaturas cerradas ni elegir otros. No se me convoca a elegir, sino a asentir.

Porque las voces que me convocan no lo hacen para unas elecciones generales sino para un plebiscito.

Porque las decisiones claves que afectan a mi bolsillo (precio del petróleo, precio del dinero ), que me han convertido en un 40% más pobre desde la entrada del euro, son tomadas fuera del Parlamento español y, claro, sin contar con él. O sea, con mi voto.

José Perona es maestro de Gramática Española.

Nota bene. Deseo felicitar a los partidos Convergència i Unió, Partido Nacionalista Vasco, Bloque Nacionalista Galego, Esquerra Republicana de Catalunya, Coalición Canaria y otros que, con el uno por ciento de los votos si acaso y con 1, 3, 5 ó 7 diputados y diputadas acabarán torciendo la voluntad de 22 millones de electores y electoras ajenas y ajenos al chovinismo, a la xenofobia y a la ideología mafiosa. Podríamos dejar que voten ellos solos y que elijan, a su gusto, a los 155-165 diputados y diputadas del PP, o a los 155-165 del PSOE. A su antojo. El resultado sería el mismo.

Apostilla. Doy por hecho que ustedes van a votar al partido que les apetezca. Faltaría más.

Leo García Jiménez dijo...

Pedro! Qué casualidad, hemos publicado nuestros últimos comentarios casi a la par...

Efectivamente, creo que Internet es un aliado muy bueno para recuperar "la palabra" y la auténtica discusión (las grandes "disputas políticas" de los siglos XIX y XX tuvieron lugar a través de la prensa, mediante el poder de la palabra).

Como digo, la herramienta está ahí, ahora depende de cómo la usemos. Hay mucha anécodta sin sentido por la red de redes, pero también es cierto que hay numerosísimas iniciativas interesantes y muy muy gratificantes

Ángel dijo...

Como sigáis provocando, voy a colocar en mi blog un par de discusiones de sesiones ordinarias de Cortes del s. XIX que os van a demostrar sin lugar a la duda que la raza humana degenera y que nosotros somos la última esperanza de la Humanidad.

María dijo...

Hey, me ha gustado el reproductor de música. Te lo copio :P