martes, mayo 12, 2009

Salud, diálogo y la ética hacia el otro: hay vida más allá de los media y los gabinetes de comunicación

Un nuevo movimiento fundamentado en la ética y el reconocimiento del otro está tomando fuerza en Estados Unidos. Algunos hospitales están incorporando trabajadores sociales y expertos en comunicación para potenciar el diálogo entre el paciente y los responsables médicos. Se trata de un tipo de cuidado paliativo fundamentado en el pricipio de que el trato humano y cercano al enfermo se traducirá en la mejoría de este último. Los médicos dedican horas enteras a dialogar con las familias, tratando así de evitar la experiencia traumática que puede implicar el periodo en el hospital y la consiguiente toma de conciencia de la enfermedad padecida.

Interpreto este movimenro en clave fenomenológica y veo la filosofía personalista que aboga por el diálogo ¨real y por el encuentro con el otro en nuestras relaciones personales. Porque en este tipo de encuentros auténticamente "humanos" está la realización personal y ahora también la propia salud física. La situación resulta sorprendente y llamativa. Algo más. Alucinante.

Todavía recuerdo la conversación que una joven Leo de 20 años tuvo con el oncólogo responsable de la enfermedad de un familiar muy cercano. Ese médico, gran experto en oncología, resultó ser un total analfabeto en lo que a trato humano se refiere. Un completo gilipollas, vamos, que verá aterrizar con más fuerza este movimiento en España dentro de unos años (como pasa con todas las tendencias nacidas en USA) y a quien con un poco de suerte, toda esta ética laboral le pillará en las puertas de la jubilación.

Hay un blog, Sterena, en el que podéis encontrar más información sobre esta concepción de la salud y la comunicación. Carey Candrian, trabajadora social y experta en comunicación, nos explica más ampliamente aspectos sobre esta filosofía aquí.

Que os aproveche!!!!!

4 comentarios:

Pedro Jesús Teruel dijo...

No me cabe duda de que ese movimiento va en la línea correcta. Se trata del reflejo de una concepción unitaria del ser humano. Nuestra sociedad produce numerosos síntomas de dualismo antropológico (qué curioso, ¿no? Teóricamente se afirma el monismo -postura de moda en filosofía de la mente- y, en la práctica, se actúa de forma dualista).

Precisamente uno de los síntomas de esa disociación dualista se manifiesta en la dinámica médica de la que hablas, centrada en la actuación especialista (sea a través de fármacos o de intervenciones quirúrgicas); se deja así al margen la relación directa con el enfermo, el conocimiento de su estructura personal, de sus circunstancias, de su modo de afrontar la vida, etc.

La primera orientación (dualista) es muy parcial y conduce a resultados también fragmentarios; la segunda, de perspectiva holista, puede dar lugar a mejoría y crecimiento en muchos ámbitos. Claro está que la segunda orientación requiere de mucho tiempo y, por lo tanto, de un número mayor de facultativos... y no resulta posible cuando el sistema sanitario está masificado o cuando -como sucede a veces- los pacientes hacen un uso inadecuado del sistema. Se trata de un problema complejo. Como bien dices, una sociedad de vanguardia ha de transitar por ahí.

¡Saludos ultramarinos, Leo! Ya echaba en falta un post tuyo. Es un lujo leerte desde el otro lado del océano.

eVa dijo...

Hola, Leo:
Bienvenida sea la iniciativa, venga de donde venga. De todas formas, ¿no crees que estos temas se abordarán en los comités de ética que están surgiendo en los hospitales españoles? ¿No crees que esa preocupación por el paciente puede existir también aquí, aunque se plasme de forma diferente?

De todas formas, supongo que este movimiento surge como reacción a un movimiento contrario. Quiero decir, el individualismo no funciona, no sólo porque destruye a las personas, sino a la sociedad entera.

Que sigas bien.

Leo dijo...

Buenas a los dos!

Sí, efectivamente, el dualismo o el individualismo son formas que conducen a la desintegración social y a la propia frustación-no realización del ser humano.

POr eso es estupendo que en la práctica y en un área tan básica e importante como la medicina, se esté aplicando esta filosofía monista, holista, humana en definitiva.

Es posible que por ahora, sólo los países con mayores recursos económicos puedan atender de esta forma a los enfermos.

Pero ojo, no es sólo cuestión del sistema, sino de los propios facultativos y responsables médicos. Porque ellos, aplicando este trato personal-comunicativo-dialógico al paciente atienden a menos enfermos, deben trabajar más cada caso coordinándose con los trabajadores sociales y los comunicadores... En definitiva, estamos hablando, entre otros, también de pérdida de sus propios recursos económicos.

Pero la cosa funciona, los médicos se sienten más realizados y los pacientes tres cuartos de los mismo.

gracias por vuestros comentarios!!! os echaba de menos :-(.

un abrazo a los dos,

Carey Candrian dijo...

Hola a todos y gracias por vuestros comentrios:

Yo creo que el problema es no solamente de una parte de la sociedad, porque todos debemos formar parte y vivir esta filosofia.

En estos momentos, la mayor parte de nuestros medicos tratan de prolongar la vida de los pacientes a cualquier precio, sin atender a esa dimension mas humana y comunicativa del paciente.

De manera complementaria a esta lucha por la vida, la practica que hemos puesto en marcha requiere mas tiempo y trabajo por parte de los responsables medicos, es cierto, pero ellos sienten la satisfaccion de establecer una relacion mas estrecha con el paciente y por eso trabajan con ellos las dimensiones espiritual, psicologica, fisica y emocional.

Finalmente, para poner en practica esta filosofia hace falta que medicos y responsables sanitarios reciban una formacion diferente (en universidades, posgrados, cursos de especializacion, etc.) que incluya todos estos valores. POr parte de los pacientes, estos tienen que desempenar un rol activo y formar parte, de manera responsable, de este tratamiento holistico.

un saludo muy cordial,

Carey Candrian