jueves, septiembre 10, 2009

¿Es México un país violento? Apuntes sobre medios y opinión pública

Violence, in flickr

La imagen internacional de México como destino tranquilo hace tiempo que pasó a mejor vida. Supongo que en los últimos meses, con el recrudecimiento de la batalla contra el narcotráfico liderada por Calderón, las noticias que recibimos del país mexicano son todavía menos alentadoras.

Esto no es nuevo. Recuerdo la primera vez que fui al DF en 2007 desde España, la cantidad de consejos y advertencia que recibí, comentarios que me hicieron cruzar el Atlántico con un pequeño nudo en el estómago. Pero fue llegar allá y mis entonces colegas, hoy amigos mexicanos me tranquilizaron y desmontaron algunos de los clichés asociados a la violencia mexicana que yo traía desde Murcia (España).

Recientemente, he recibido un interesante artículo enviado por un buen amigo zacatecano. En en artículo Homicidios 1990-2007 se hace un análisis de la estadísticas para responder a las dos siguientes preguntas: "¿Qué tan violento es México? ¿Es más o menos violento hoy que hace 10, 20 ó 50 años?" Es cierto que el artículo recoge hasta el año 2007 y que la lucha contra el narcotráfico está dejando macabras matanzas colectivas desde que Calderón "levantara la liebre". Pero también es cierto que la imagen violenta del país americano no comenzó a forjarse en 2007, sino mucho antes.

Merece la pena que leáis el artículo. Apunto varias cuestiones que me han llamado espcialmente la atención.

En primer lugar, el discurso mediático que caracteriza a México por su violencia es reproducido, palabra por palabra, en los foros políticos y, por supuesto, en la opinión pública. La realidad es que la violencia se ha reducido en los últimos años, pero esta realidad parece ser que no es noticiable (el número de víctimas ha descendido año a año desde 1997). La que se reproduce es otra y esta otra es la asimilada por el tejido social nacional e internacional sin mayor crítica. ¿Alguien sigue dudando de que el espacio público es hoy, más que nunca, un espacio mediático? Siempre diremos que nos queda Internet, pero ¿acaso los foros de internautas no están reproduciendo las mismas cuestiones destacadas por los medios tradicionales?

En segundo, en la lucha contra el narcotráfico, estamos siendo testigos de asesinatos mediáticos, es decir, asesinatos espectaculares y sangrientos que van dirigidos a captar la atención de los medios y recibir con ello la consiguiente cobertura. Me vienen a la cabeza los atentados contra las Torres Gemelas en septiembre de 2001, retransmitidos en directo en el mundo entero, pensados y ejecutados para captar la atención mediática...

Un tercer interesantísimo apunte. De acuerdo con las estadísticas que, recordemos, siempre debemos manejar con cautela, México es un país menos violento que Inglaterra u Holanda.

Mi colega hace una interpretación de esta situación nada convencional:

"La difusión de la imagen de un México violento es, además, funcional a un sector tradicional estadounidense que puede tener intereses de protección de mercados, pero también de influencia en las políticas de Estados Unidos hacia México. Si bien, no hace falta más que dejarse llevar por las noticias para privilegiar los problemas de México sobre sus partes armónicas, es posible que haya esfuerzos deliberados por ladear la informació a conveniencia. En este caso, el asunto vuelve a ser de competencia para nuestros temas de comunicación".

¿Cómo lo véis?

Saludos a todos!

5 comentarios:

eVa dijo...

Hola, Leo:
Leyendo tu comentario, me reafirmo en que la realidad es mucho más compleja de lo que parece -sigue vigente eso de que "no es oro todo lo que reluce", o todo lo contrario-; y en que la información pública, mal que me pese, está sujeta a muchos intereses -con lo que ya no es apropiado eso de "cuando el río suena, agua lleva"-. Total, que hay que profundizar -"el que algo quiere, algo le cuesta", sigo mi día refranero- para conocer lo que pasa. Saludos.

Marta dijo...

México tiene la particularidad de compartir miles de kilómetros de frontera con el país más poderoso del mundo, y eso lo hace especial, para bien y para mal. Los intereses de EE.UU. sobre México están más que claros. Ciertamente, en México hay violencia. Mi pregunta es, ¿en qué país no la hay? Yo me quedo con la idea de que México es tan violento como cualquier país caracterizado por una desigualdad social terrible. Los medios, naturalmente, se encargan de inflar la violencia, para difundir imágenes del país que obviamente no gustan mucho a la audiencia. Pero en México pasan muchas más cosas que los medios no recogen. Yo llevo más de 8 años viviendo en la ciudad de México y NO ME HA PASADO ABSOLUTAMENTE NADA. Claro, hay que ir con cuidado como en cualquier otra ciudad, y más si tomamos en cuenta que en la zona metropolitana del valle de méxico viven más de 20 millones de personas. Yo vivo tranquila y así quiero seguir viviendo. Me quedo con el México de la buena vibra, de la amabilidad, la afectividad y la sociabilidad, las fiestas, la comida, el compañerismo y un largo etcétera que no hace falta poner aquí. Sí, me cuido, y sí, soy consciente de que el entorno mexicano está cargado de situaciones indeseables. Pero no quiero quedarme con lo que dicen los medios, eso nunca! Un saludo.

Jose Manuel Noguera dijo...

Hola Leo,

desde mi humilde opinión de haber vivido medio año en México, y en el estado de Guerrero (el segundo con más delincuencia después de la capital), efectivamente puedo decir que no creo que haya más peligro que otros países europeos supuestamente modélicos. Yo tampoco tuve ni un percance reseñable en todo ese tiempo.

Se trata muchas veces de percepciones, y efectivamente algunas de ellas estereotipadas y perpetuadas por los medios. A los españoles nos sonaría muy ridículo y exagerado que un extranjero no viniera por miedo a las bombas de ETA, y algo así sucede allá cuando asociamos México con un país peligroso.

Otra cosa es el puro sentido común, y por ejemplo en el DF, con 20 millones de habitantes, lógicamente hay zonas no recomendables, al igual que en Madrid, Barcelona o Sevilla.

También es cierto que allí el grado de corrupción policial es muy alto, en buena parte por sus ridículos salarios, y la sensación de seguridad no depende muchas veces de la presencia policial, sino todo lo contrario.

Lo que está claro es que los mexicanos se merecen otra policia, otros políticos y menos narcos, porque aunque digan que las "balaceras" son entre ellos, siempre hay balas perdidas que acaban en inocentes.

Un abrazo Leo, y enhorabuena por hace de cada post una lección académica magistral y un nuevo esbozo de felicidad personal,

se te añora al otro lado del charco,

JM

Leo dijo...

Noguera!

qué alegría leerte también en mi blog. Sí, sunpongo que la mejor forma de desmitificar un poco es conociendo directamente la realidad, con precaución, pero sin miedo.

Muchas gracias por tus palabras, es un honor recibirlas de ti :-))).

Y ya sabes que estoy al tanto de todos vosotros, que aunque no esté allí, a veces siento que casi casi no me he ido, jeje.

un abrazo fuerte,

Leo dijo...

Y sí, Marta, testimonios como el tuyo y el de Jose son un buen indicio de que la imagen de México está distorsionada. Tú eres el vivo ejemplo del México sin miedo. Esto fue lo primero que me dijistes cuando nos encontramos en el Df la primera vez, recuerdas?

saludos!