jueves, septiembre 07, 2006

Imágenes para el recuerdo (I)



¿Por qué hacemos fotografías en los momentos más especiales de nuestras vidas? ¿Para qué? Total, ese efímero instante pasará y ya nada nos quedará de él.

¿O sí? Efectivamente, nos queda el recuerdo, al final, de lo que hemos vivido sólo nos queda eso y una buena o mala experiencia. Por eso fotografiamos, para no olvidar quiénes somos, para re-vivir el pasado.

Me encantan las fotografías. Tengo una manía que espero superar con el tiempo: las tengo todas guardadas en una gran saco. Cientos y cientos de ellas. De vez en cuando (muy de vez en cuando), me siento en mi habitación a rememorar lo que fui, a entender un poco mejor lo que soy. No sé exactamente la razón, pero recorriendo los años de mi vida, sonrío con un enorme sentimiento de añoranza. Por eso no sé si dentro de cuarenta años podré soportar esta afición mía...

BUeno, como las de los últimos dos años las tengo únicamente en formato digital (otra manía, no imprimo ninguna) a lo mejor es menos triste rememorar el pasado en bits...

Un abrazo "fotográfico" a todos!
Pd. Por cierto, nuestra Suxi se ha licenciado esta mañana!! Después de muchos meses currando de lo lindo, al fin ha presentado su trabajo final de investigación, sobre menores y contenidos audiovisuales. Como el trabajo no tiene desperdicio, prometo una entrada comentando las conclusiones más suculentas.
Pd 2. Si Suxi se anima y la pillo antes de que se vaya a Perú, podíamos publicar algunas partes de su buen trabajo en este blog... Todo se andará!!
Más abrazos,

6 comentarios:

Kikeron dijo...

No es una mania tan mala. Hay quien chupa candaos. Yo sin embargo tengo muy pocas fotos. Casi todas las que tengo se las debo a gente como tu.

Como ves te escribo a unas horas raras. Es lo que tiene trabajar en todo lo que te den para llegar a final de mes. El alquiler, la gasolina, el bus, la universidad.. sobre esto que te voy a contar. Supongo que tal vez ahora entiendas mi empanamiento matutino, aunque tampoco creas que mejoro mucho al natural.

"Themistocles al proponerle Simonides el arte de la memoria, respondió: Yo prefiero el arte del olvido, pues aun recuerdo las cosas que no quiero y no puedo olvidar las cosas que quiero"

María dijo...

Puf, mi manía es peor: las tengo en álbumes. Normal? No! Las tengo ordenadas cronológicamente, algo que cuando la cámara era de carrete, pues estaba bien porque las revelabas y las ponías. Pero al tenerlas en el ordenador, acumulo cientos y luego elijo las que voy a sacar; a veces alguna aparece anterior a las que ya estaban puestas en el álbum, con lo que las saco todas hasta llegar a la fecha en cuestión y luego las vuelvo a meter.

A mí me encantan las fotografías. En cuanto pueda, ahorraré para comprarme mi propia cámara digital super pequeña para llevarla siempre encima. Lo malo es que salgo catastróficamente mal en las fotos, pero de todas formas es bonito tener el recuerdo.

Aun así hay cosas que no se captan con una cámara. Este verano, por ejemplo, he visto las lunas más bonitas de toda mi vida, acompañadas de olor de jazmines, galán de noche... no hay cámara que refleje noches como esas. Pero las fotos ayudan a recordarlas.

Leo García Jiménez dijo...

Kikeron, no te preocupes que tu "empanamiento matutino", como tú dices, no era mucho mayor que el del resto de la humanidad a las 9 de la mañana. Para evitar eso hago algo que para muchos no tiene mucho sentido (obviamente, para mí sí): me levanto un par de horas antes (6.45 más menos), de tal forma que a las 9 estoy a mil motores! Claro que si te has acostado a la mil trabajando, pues lo que no puede ser, no puede ser...

En fin, supongo que otra manía...

Y, María, ¿estás segura de que una foto no puede plasmar los momentos de los que hablas?

No sé qué te parece, pero creo que las fotografías tienen alma y que, en ocasiones, ellas lo captan todo, a veces incluso más matices de los que queríamos.

Nono dijo...

NO soy muy aficionado a hacer fotos, porque no me gusta ir cargando con una cámara, pero sí que colecciono algunas que me han ido pasando.

¿El sentido? Pues supongo que te ayudan a conocerte mejor. Las fotos evocan olores, canciones y otras sensaciones; te hacen recordar momentos de tu vida que relacionas con estados de ánimo y formas de pensar que probablemente fueron evolucionando dentro de ti y ya habías olvidado.

Llegas a la conclusión de que no debes arrepentirte de ningún suceso pasado, pues con las caídas has ido aprendiendo a levantarte.

Muchos besos.

Anónimo dijo...

Que pedante.
Re-vivir, con guión incluido. Menos mal que hay alguien para recordarnos lo que significan las palabras y para lo que sirven las cámaras de fotos.
¿Qué haría la humanidad sin iluminados como tú?

Leo García Jiménez dijo...

jajajajajajaja, creo que a la humanidad le importa un bledo la gente como yo, que para iluminados ya tenemos a los Bush y cía. De todas formas, para que no te cabrees, te recomiendo que no leas mis iluminaciones, no te pueden hacer ningún bien!

Y Nono, no había caído en lo de la superación... es cierto!

Un abrazo,