miércoles, noviembre 29, 2006

Superada la tesis... Horror!! Queda todo por hacer!!!

Ante todo, creo que la sensación que se te queda en el cuerpo después de defender una tesis es el no parar de darle vueltas a lo que dijiste, a lo que no, a lo que sugeriste o a lo que se te olvidó contestar...

Es gracioso como esto, que me ha tenido ocupada la cabeza durante los últimos días, es precisamente lo que nunca me había comentado nadie...

En general estoy muy contenta por como salió todo, creo que el trabajo y esfuerzo ha merecido la pena también por el reconocimiento del tribunal (que a nadie le amarga un dulce). Me quedo con todas las intervenciones de sus miembros, con los halagos y los ánimos transmitidos, aunque porque quizá fue la más polémica, bueno, la única polémica, sólo comentaré la intervención del profesor de la Rey Juan Carlos, Manuel Martínez Nicolás.

Y es que de nuevo salió a colación el debate sobre la existencia o inexistencia de las Ciencias de la Comunicación. ¿Existen las Ciencias de la Comunicación? O ¿es preferible hablar sobre investigación en comunicación, sin más?

Todos los que estamos enmarcados en este ámbito investigamos sobre la comunicación, para algunos esa investigación tiene identidad propia, esa investigación conformaría una auténtica disciplina, interdisciplinar, pero disciplina al fin y al cabo. Habría una segunda opinión que considera que no existen las Ciencias de la Comunicación como tales, sino que, existe la Sociología, la Psicología etc. y desde estas disciplinas, o, transversalmente, desde todas a la vez se investiga sobre comunicación.

Creo que la clave estaría en localizar algún rasgo que identifique a aquellas investigaciones realizadas desde la supuesta disciplina comunicativa y creo que dicha clave está en la perspectiva comunicacional que en alguna ocasión ha comentado Craig.

Es decir, más allá de que nuestro objeto de estudio es la comunicación (cosa que no sucede con la Antropología, Sociología o Psicología), quizá la clave radique en que lo abordamos desde una perspectiva comunicacional, es decir, partiendo de que la comunicación es el fenómeno clave que explica todos los demás.

Este es un tema que me interesa mucho y al que seguiré dándole vueltas, no me termina de convencer lo de ubicar nuestros trabajos en "tierra de nadie"...

UN abrazo a todos!

4 comentarios:

María dijo...

Recuerdo esta intervención. A pesar de que estuve durante toda la defensa callada y lanzaba miradas de odio a Lydia cada vez que me decía algo, cuando habló M. Martínez Nicolás no pude evitar dicutir el tema con Gema (muy bajo, eso sí). Dijo algo así como que todas las ciencias tenían que demostrarse empíricamente, no? No sé, la verdad es que después de tanto comentarlo se me ha ido un poco. Da igual. El caso es que las dos lamentamos mucho que no se pudiera preguntar en voz alta.

Quique Baeza dijo...

Hola Leo. Por motivos laborales me lo perdí, pero me hubiera encantado estar allí apoyándote.

A mí me mosquea mucho que algunos desdoren el campo de investigación de nuestra carrera.

Me parece que conforme pasan los años las ciencias de la comunicación van tomando cuerpo, aparecen estudios importantes, se investiga y hay resultados, etc.

Poco a poco tenemos que defender la figura del científico de la comunicación, pero todavía nos queda mucho por delante.

Quizás uno de los mayores problemas sea el BAJÍSIMO NIVEL que hay en la carrera y que provoca que cenutrios andantes se puedan llamar periodistas. Aunque parece ya un mal endémico en nuestro sistema universitario ultra-mega-saturado.

En Estados Unidos, Alemania, UK o Francia cuando uno dice que es periodista la gente lo respeta, aquí no, en este país panderetero no ocurre.

Perdón por la parrafada.

En enero empiezo un doctorado en Literatura y Lengua en la UMU, ya te contaré Leo.

Trabajo en La 7 desde el mes de octubre (me hacía mucha ilusión aceptar) y no pude irme a Rusia por diversas historias para no dormir.

Un abrazo profe!!!

Miguel Vicente dijo...

Hola, Leo!

De nuevo te felicito por tus éxitos, sin duda más que merecidos.

Ya que has abierto un debate que, no por redundante en nuestras facultades, me resulta atractivo, pues iré diciendo algo que se me pasa por la cabeza.

Me parece que, en gran medida, nos encontramos ante una cuestión que tiene mucho más que ver con las luchas entre campos de conocimiento científico que con una problemática de raíz epistemológica.

Me explico, mantengo serias dudas sobre la noción de Ciencias de la Comunicación (influencia sin duda de un comunicólogo como Martínez Nicolás y de algún sociólogo que me fui encontrando por el camino), en parte porque no creo que su nivel de desarrollo sea suficiente todavía como para considerarlo una disciplina autónoma, y en parte también porque sus objetos de estudio y metodologías siguen sin acabar de perfilarse de un modo suficientemente independiente. De hecho, me da la sensación de que la dislocación entre lo que enseñamos en las facultades y lo que se podría llegar a llamar Ciencias de la Comunicación es cada vez mayor. Ser periodista, publicista o comunicador audiovisual tiene, en mi humilde opinión, muy poco que ver con la formación de investigadores en comunicación (valdría decir, científicos de la comunicación)

Sin embargo, esto debe matizarse con unos hechos estadísticos que invitan a pensar que, si fuésemos capaces de aprovechar el estallido de unas estructuras sociales que ubican a la comunicación como un eje transversal, quizá sí que se podría consolidar un campo de investigación sólido en comunicación.

De todos modos, para mí sería imprescindible no renegar de las Ciencias Sociales en este proceso de autoafirmación. Por mucha disciplina independiente que llegásemos a crear, siempre seremos deudores de tantas aportaciones previas de otros campos que sería un suicidio intelectual no aprovecharlas.

Es decir, no me parece mal intentar reivindicar un espacio propio para la investigación en comunicación -de hecho me parece necesario, aunque sólo sea por nuestra propia salud-, pero a lo mejor el problema es que ni siquiera sabemos de quién nos queremos independizar, y no acabamos de ser conscientes de muchas de las cosas que, bajo el rutilante sello de las Ciencias de la Comunicación, se están dejando atrás.

Por lo tanto, a mí la noción de Ciencias Sociales me parece más que suficiente, pero sí queremos ser Ciencias de la Comunicación todavía deberíamos aprender muchas cosas. De hecho, sólo es necesario observar con atención nuestro ecosistema académico para detectar ciertas carencias alarmantes para una disciplina que quiere caminar por sí misma.

Pero bueno, mientras tanto iremos haciendo camino, supongo. Yo, al menos, estoy muy tranquilo en este ambiente de relativa indeterminación y de necesario mestizaje disciplinar.

Bicos,
Miguel.

P.D.: Mañana le preguntaré a Manolo por ti!!!

Leo García Jiménez dijo...

Buenas!

María, el conocimiento científico no tiene que estar necesariamente comprobado empíricamente, basta con que los enunciados tengan coherencia interna, sean lógicos y racionales. POr ejemplo, las ciencias formales (matemática y lógica) no tiene comprobación empírica.

De todas formas, en el caso de la comunicación al ser una ciencia empírica (es el segundo gran grupo de ciencias: primero las formales y segundo las empíricas) está remitida a los hechos, por lo que habitualmente nuestras teorías quedan comprobadas en la experiencia (mediante experimento, observación etc. ).

Quique me alegra que hayas empezado el doctorado, sé que harás un buen trabajo. Y no te preocupes por el prestigio de la carrera y todo eso: llegará si trabajamos bien. Y creo que ambos lo veremos. Mucho ánimo en la investigación y en la 7!!!

MIguel, creo que para profundizar en la investigación en comunicación hace falta una plataforma sobre la que se acumule el conocimiento y podamos profundizar en su estudio. POr eso es necesaria una ciencia de la comunicación (o ciencias de la comunicación, como quieras). Esta idea la expone Wolfang Donsbach en Journal of Communication s(septiembre de 2006). El artículo ("The identity of communication research") no tiene desperdicio y creo que nos puede ser muy útil de cara a poner un poco de luz en este debate.

Un saludos a todos!