martes, abril 24, 2007

¿Dónde queda el espíritu universitario? Crítica de la Universidad española

Ha caído estos días en mis manos una revista osada, atrevida, crítica, tremendamente fresca y sobre todo libre, muy muy libre. Se trata de Inquietud. Revista de filosofía, editada por un grupo de alumnos de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Murcia. Es una pena que no tenga edición digital... El caso es que la revista tiene toda la fuerza y garra de la UNIVERSIDAD, o mejor dicho, de lo que debería ser la universidad. Porque mucho me temo que lo que "es no debería ser". Me explico. En la universidad profesionalizada española: ¿estamos fomentando la libertad de espíritu de nuestros alumnos? ¿fomentamos la racionalización de las ideas, la reflexión, la comprensión de la realidad? ¿o por el contrario, la universidad española se está convirtiendo en una escuela técnica más preocupada por los conocimientos técnicos y por las demandas del mercado laboral?

En este panorama tecnicista y profesionalizado, Inquietud es un soplo de aire fresco universitario y por ello quisiera reproducir en este comentario algunos fragmentos del editorial (revista nº5, febrero de 2007), infringiendo la norma que en la primera página dice que "queda prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento previo de la asociación"... ??? Siempre hemos citado a otros señalando el autor y la obra de la que hemos sacado el pensamiento/idea, pero... nunca he pedido permiso!!!

"(...) Este cuaderno está, pues, dedicado a una vocación, la de quien es llamado para dedicar su vida a la Filosofía, y a una institución, la Universidad, lugar propicio para perder toda actitud filosófica (...) Nos habíamos dejado llevar por la esperanza de que otros conducirían nuestras vidas con tino y sabrían orientar nuestras vocaciones (...) Esperábamos demasiado de quienes nada estaban dispuestos a dar por nosotros.
La Facultad de Filosofía de la Universidad de Murcia está infectada por el academicismo:
profesores que prefieren la pose antes que el rigor, que prefieren escucharse a sí mismos antes que fomentar el debate, que no se avergüenzan de leer unos apuntes más amarillentos que sus conciencias, que organizan pomposos congresos de filósofos a los que invitan a sus amigos (...) profesores que no se dan cuenta (o sí) de que publican una y otra vez el mismo libro (...) Individuos que persiguen a toda costa engrosar su currícula porque la meritocracia es su vida. ¡Todo vale para lograr una cátedra, una titularidad, una ayudantía!
(...)
Es el momento de que todos empecemos a convertirnos en aquello a lo que vinimos aquí hace años. Tenemos ahora el firme propósito de conseguirlo. No volveremos a caer en los viejos comportamientos equivocados a los que fuimos inducidos por el sistema. Ya no volveremos a vomitar sobre un folio en blanco unos apuntes dictados y aprendidos de memoria (...)"

Imagino que ésa fue la actitud que mantuvieron los primeros universitarios, aquellos que allá por el siglo XIII en las universidades de Bolonia, Salamanca, París y Oxford forjaron el espíritu del saber.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo hice Filosofía en la Universidad de Valencia, y tuve buenos profesores y profesoras. En realidad, desde entonces no he encontrado a gente más rigurosa.
La Universidad es -supongo- como todo lo demás. Ni más, ni menos.

Leo García Jiménez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leo García Jiménez dijo...

BUenas anónimo! me alegra tu buena vida universitaria.

Efectivamente, en la universidad se padecen los mismos errores que en el resto de ámbitos de la vida... Lo que pasa es que la universidad debe autoexigirse más, debe aspirar a la excelencia, debe ser el ámbito que "incorrupto" sobreviva a la contmainación que padecen el resto de áreas de la sociedad (política, economía, etc.).

Sé que esto suena muy utópico, pero creo que debemos aspirar a esto, si no estamos perdidos.

Pedro dijo...

Sé que las comparaciones son odiosas, pero seis meses en una universidad inglesa dan para comparar, y mucho. Y no es que en Inglaterra haya un espíritu universitario de la hostia, más bien a veces uno parece estar en uno de esos institutos americanos de las películas, con sus bailes y todo (que por cierto se llaman "balls", si es que tiene pelotas el asunto).

Pero sí que es verdad que al menos la universidad en Inglaterra, como institución y como espacio, sí fomenta dos cosas que en España han quedado un poco olvidadas y que en mi experiencia las he sabido valorar como buen espíritu universitario.

1 - Debates en clase: Es BÁSICO. Ahora que termino la carrera y echo la vista atrás me doy cuenta de los poquísimos debates en clase que hemos tenido y, sin embargo, lo enriquecedores, estimulantes y hasta divertidos que pueden llegar a ser. Y sin embargo el 95% del tiempo aquí (siedo generoso con la estadística) ha sido copiar apuntes y escuchar lo que el profesor vomitaba como si fuese Dios. En Inglaterra daba gusto soltar el boli y limitarse a escuchar las diferentes opiniones. Los ingleses son mucho mas timidos para hablar en clase, pero el profesor lo motiva hasta tal punto de que a la media hora todo el mundo se pelea por dar su punto de vista. Y los Erasmus no nos escapabamos: "And how is this in Spain?". Siempre me llegaba esa pregunta en clase, y como único español de la misma, me tocaba responder...

2 - La 'cantina' (como decimos en Murcia y en Mexico xD). Dícese de ese lugar de encuentro distendido en el que uno se puede tomar un tercio, una marinera y charlar, charlar, charlar. En España esto es difícil a veces porque el mus es el rey incuestionable de las cantinas. Dale circo al pueblo para que no piense... Que no digo yo que una partidica de mus de vez en cuando no vaya mal, pero... En la UCAM el espíritu cantinero es todavía más difícil, no porque no haya mus, es que no hay nada! A uno sí que le da gusto ir a la cantina en Inglaterra, si quieres jugar lo tienes fácil: cartas, y futbolin, y billar, y dardos... Pero ya si quieres charlar es que lo que tienes a huevo: sillones, sofás, ceniceros (se puede fumar), y todo tipo de bebidas alcóholicas. Uno puede tomarse un cubata si quiere entre clase y clase, aunque la gente opta por las clásicas pintas. Así da gusto a uno hablar por los codos: y os aseguro que no se habla sólo de la fiesta de la noche anterior -que también-, se acaba comentando lo debatido en clase. Lo debatido! Que si yo hubiese estado copiando apuntes dos horas dudo que comentase una sóla línea en mi tiempo libre. Pero a veces los debates eran tan animados que a uno le apatece, con el cigarrillo de Marlboro en una mano y el vaso de Stella en el otro, continuar el debate en la 'cantina'

No digo que los ingleses sean unos ilustrados; de hecho, están bastante americanizados y su habitual ñoñez les impide a veces ser conscientes de lo que tienen. Pero, aunque sea sin querer, lo están viviendo. Aunque sea triste decirlo, en 6 meses en Inglaterra he visto más espíritu universitario que en 4 años académicos en Murcia.

Pero estamos a tiempo. Podemos arreglarlo. Quedan 4 semanas para la graduación. Leo ya sabes... ;)

Leo García Jiménez dijo...

BUenas Pedro!

Te contesto tarde pero ya sabes "más vale tarde que nunca".

Estoy de acuerdo contigo, pero creo que el tema del espíritu universitario lo llevamos puesto, es parte incluso de nuestra identidad. Me explico, tú has vivido el espíritu universitario en Inglaterra, pero lo vivirías igual en China o Kuala Lumpur porque ERES UNIVERSITARIO.

Luego es cierto lo del espacio y la forma de dar clase y todo esto.

Te cuento una cosilla muy brevemente. Con la convergencia de Bolonia se pretende crear un espacio común europeo; vamos que todos los U.E. tengamos una formación universitaria homologable. El cambio que se va a producir en la universidad es que pasaremos del modelo basado en la enseñanza (profesor da clase y alumno toma nota) al modelo de basado en el aprendizaje (que el alumno aprenda por sí mismo con la orientación del profesor... muy anglosajón, vamos).

Y sabes lo que creo? Que no estamos preparados para eso ya que nos falta formación a todos (a profesores y a alumnos). POr eso nos queda mucho por hacer, porque como bien dices "estamos a tiempo y podemos arreglarlo".

La graduación? Es de las cosas que más me hacen ilusión de todo el curso 06-07!
Nos vemos

Ángel dijo...

Ya sabes, Leo, que la Universidad española no está en pleno uso de sus Facultades.

;^)

Leo García Jiménez dijo...

Ey! Angel! Tú por aquí.

Sobre el uso de las facultades creo que tú sabes más que nadie.

POr cierto, muy bueno tu blog. Que sepas que aunque no diga nada, te sigo bastante.

bessss