viernes, abril 27, 2007

A ESTAS HORAS

No sé porqué a la gente le gusta faltar el respeto cuando realmente se lo están faltando a ellos mismos. Me llevo desilusiones con las personas que me importaron y a los que desee siempre lo mejor. Me alegro por otra parte de estar entre los buenos y más sanos...con todas las historias que pueda llevar a mi espalda : no voy jodiendo a la gente porque sí.

Cuesta ser íntegro y no dejarse llevar por los vaivenes de los demás,cuesta mantener un nivel de autoestima alto cuando hay personas que se esfuerzan en recordarte que tú eres insignificante en su vida...¿ y si soy tan insignificantepor qué se molestan en decirmelo?.


Todos estamos hechos del mismo material y a todos nos duelen más o menos las mismas cosas, aunque queramos camuflarnos y aprendamos técnicas para autoprotegernos. Mirad, sino estuviera aprendiendo a autoprotegerme ,yo pasaría la otra mitad de mi vida llorando y ,pensándolo un poco ,tampoco estaría tan mal.Total, es lo primero que hacemos al salir del vientre de mamá...

Buenas noches, no estoy hoy para universidades.

Bésoles

2 comentarios:

Leo García Jiménez dijo...

Creo que lo que nos pasa es que no sabemos ponernos en el lugar del otro. Aquello de que no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti... De todas formas, Su, como bien dices, hay que autoprotegerse un poco, con algo de astucia, para evitar los palos a diestro y siniestro.

El otro día me comentaba una buena amiga que no debemos darle al otro de manera gratuita el poder de que nos haga daño, no darle a los demás la capacidad para que ejerzan su poder sobre nosotros .

En fin, ánimo, todos pasamos por desilusiones y fiascos, pero esto es la vida: gracias a estos "golpes" maduramos y avanzamos.

bessssssss

Susi dijo...

Yo pienso que de tanto ponernos en el lugar del otro se nos olvida cuál es nuestro lugar. Hay que practicar más la empatía y menos el rescate del otro. Cada uno es responsable de su vida.

De todas formas, ya se me pasó , me duró unos 3 minutos la aceptacióny unos 10 el escribirlo y vomitarlo...y libre otra vez como los pajarillos...

Leo, eres un cielo.

Bésoles