domingo, abril 06, 2008

Identidades en la red

Recuerdo cuando abrí este blog, allá por 2005, que siempre les decía a mis alumnos que debían identificarse, que de lo contrario lo que dijeran no tendría ninguna credibilidad (por aquel entonces, mi asignatura era Tecnología de la Información, 3º de periodismo).

La verdad es que lo pasé muy bien aquellos años (empecé con dicha asignatura en 2002). La ventaja de Tecnología con respecto a Teoría de la Comunicación (esta es mi asignatura actual, 1º de ciencias de la comunicación) es que aquélla levantaba menos sospechas que ésta. Me explico (no me liaré mucho, que éste no es el tema del comentario). La Teoría es altamente sospechosa porque "no sirve para nada". Así que como no sirve lo mejor es cargársela, quitarla de en medio. Lo importante, lo realmente útil, es que los alumnos aprendan a manejar, aprendan habilidades técnicas y destrezas prácticas... Lo de la reflexión teórica, lo de pensar para ser comunicadores críticos y libres, lo de comprender la realidad que tienen ante sus narices tiene poco sentido en todo esto. Ya desde aquí y ahora anuncio la muerte de la Teoría, comienzo ya a preparar sus pompas fúnebres... A partir de la celebración de su entierro, seguiré con ELLA, obviamente, trataré de no dejarla nunca, pero mi compañera de viaje será ya un cadáver (altamente sospechoso, como siempre, pero cadáver al fin y al cabo). No me importa. Rendiré pleitesía a la memoria de mi difunta teórica.

Pero no era éste el tema del post. Lo que decía. Dar tecnología era más cómodo y sencillo, por aquello de que nadie dudaba (ni duda) de la utilidad de dicha materia. El caso es que por aquella época abogaba yo por la identificación en los blogs y recomendaba a mis alumnos que le pusieran nombre y apellidos a las páginas webs (no siempre lo conseguía, que conste).

El caso es que ahora veo que lo realmente atractivo para muchos es lo de tener una doble identidad secreta, sin revelar, en la red. Lo de identificarse es como salir del juego del anonimato, por lo que es menos divertido. Expresar con auténtica libertad y tocarle las narices a unos y a otros sin que se sepa quiénes somos. Porque en la vida real no tenemos la suficiente valentía para hacerlo o para decirlo. O simplemente porque no nos da la gana de que se nos achaque esto o lo otro. Por eso creo que los que nos identificamos llevamos las de "perder", porque discutimos-hablamos contra hombres sin rostro. Es como estar en un duelo y llevar los ojos vendados frente a tu contrincante, que te apunta directamente a la sien con todas sus capacidades de visión intactas.

A mí me sucede lo contrario, pienso en escribir sin identificarme y me da palo por el otro. Uno más de mis muchos errores. Así que no he dejado nunca un comentario anónimo, ni he publicado nunca sin mi firma... Supongo que ya es demasiado tarde para esto, por lo que seguiré dando la cara por aquí y por allá. En fin, de nuevo la deformación profesional. Y diréis que por qué escribo ahora sobre esto. Leía hace un rato un post en un blog en el que quedaban al descubierto sentimientos muy ínitmos de una (valiente) persona. Y frente a este revelar la intimidad, frente a este exponerse ante todos, la gente le contesta con anónimos (!!!). Lo dicho, sin duda, duelos desiguales.

9 comentarios:

Ruth dijo...

Hola Leo!
Lo primero: ¿Cómo es que mueren las teorías de la comunicación? Al principio de curso pensaba: ¿Para qué servirá esto?
Ahora creo que no hubiese profundizado tanto en mi condición de (futura) comunicadora sin esta asignatura.
Lo segundo, y ya referido al centro de este post: creo saber a lo que te refieres y sí, es una bajeza contestar con anónimos algo que una persona ha escrito desde el fondo de su corazón y sin miedo (o al menos sin el suficiente) a que los demás leyesen los pensamientos y sentimientos que se ocultan bajo una cara tan normal como cualquier otra.
Sólo soy capaz de dar las GRACIAS por todo lo que expones en tu blog y por este post en particular.
Un saludo

Leo García Jiménez dijo...

Buenas!

Lo de la muerte de la teoría lo digo porque la formación en las universidades cada vez más adquiere un carácter práctico antiteórico. Como verás no me refiero a la muerte de la teoría en sentido literal...

Sobre lo segundo que planteas, en verdad yo no critico unilateralmente que la gente no se identifique, sino que lo que digo es que se trata de un debate desigual pues no sabemos con quién hablamos... También es cierto que el que se identifica y revela su intimidad se está exponiendo mucho, muchísimo. Pero esto es un juego del que conocemos sus reglas y aceptamos, no?

En este punto me entra la duda: lo ideal sería que todo el mundo se identificara, pero también es cierto que con eso mucha gente no expresaría nada por temor, vergüenza... Entonces, el anonimato lo que nos está permitiendo, en cierto modo, es la libertad de expresión.

Cómo lo ves?

María dijo...

¿Que abogabas por la identificación? ¡¡Amenazabas con el suspenso si no poníamos el nombre!!
Además, también recuerdo eso de "no eliminéis comentarios; eso es censura pura y dura".
Así que llevo dos años manteniendo un blog con mi nombre, donde todos saben TODO, y me he comido varios anónimos que me hubiera gustado agarrar por el pescuezo. Pero en fin... supongo que identificarse tiene más ventajas que desventajas. Mira, no lo supongo, lo afirmo rotundamente. Al menos en mi caso.
Al fin y al cabo, yo soy quien decide qué quiero y qué no quiero contar.

Ruth dijo...

Jajajaja... María, me hubiese gustado verlo!!!
Lo cierto es que yo sólo borro los spam que me ponen por el blog, el resto, aunque no me guste, se queda como está.
¿Identificación versus no identificación? Yo abogo por la identificación, sí es cierto que te expones más pero, al fin y al cabo, ¿no eres tú el que lo ha escrito?
Por eso es por lo que me molestan los anónimos. No me molestan, mejor dicho es como si me tocasen la fibra sensible. Me da igual que empleen nombres falsos, pero ¿anónimos? Si no es porque no tienen una cuenta google o porque no saben hacérsela, es como un acto de cobardía. No tienen ni el valor de decir quiénes son, y ya que van a hacerte una crítica (tanto si es constructiva como destructiva) al menos podrían decir quién ha formulado esas opiniones (sobre todo si es destructiva para poder engancharlo del pescuezo en cuando puedas, jeje!!).
En definitiva, mi voto es para la identificación.
Un saludo

Leo García Jiménez dijo...

jajajaja, María, que me parto... Amenazaba con el suspenso??? Ya no me acordaba!!! Y sí, lo de los comentarios eliminados o lo de la moderación de comentarios me parecía (y me parece) una aberración...

Te doy la razón en lo de que al fin y al cabo somos libres para contar lo que queramos...

Leo García Jiménez dijo...

Qué casualidad Ruth, nuestros comentarios se han publicado casi casi a la vez.

La verdad es que no hay mucha diferencia entre el anónimo y el que se pone un pseudónimo, creo que para el caso es lo mismo pues no sabes de quién se trata.

YO también abogo por la identificación, siempre y cuando la persona pueda hablar o escribir lo que le venga en gana. Si no, si teme expresar lo que piensa (lo que decía antes vergüenza, temor o lo que sea) pues me parece bien que lo haga en anónimo, pues así al menos expresa, al menos le dice al otro lo que realmente quiere comunicarle.

No sé, los "identificados" sabemos a lo que nos exponemos. Y es cierto que a veces tiene su misterio lo de no saber quién te habla...

Ruth dijo...

Prefiero saberlo, creo que por motivos obvios.
Cuando escribes algo personal, unos sentimientos que afloran de tu interior y que casi todo lo que provocan es dolor, no esperas comentarios. Y si los recibes, no esperas que sean críticas a algo así.
Por eso (en parte) es por lo que me gusta más identificarme y que la gente se identifique, aunque en mi blog permito la opción de comentar en anónimo.
Un saludo!

Septembrino Caprino dijo...

No tengo mucho tiempo y me he inventado un nuevo género... El comentario-telegrama. En los puntos se condensan las ideas de un comentario de un par de páginas. Algunos los ampliaré, otros NO:

1- ¿Contradicción?: Leo, ¿por qué dejas en el anonimato el nombre del blog de esa persona?
2- Fernando Pessoa y los heterónimos..
3- Personalidad múltiple: psicología vs arte... ¿demencia o sublimidad?
4- ¿Puede entenderse a "la persona humana" como pluralidad... y no estar loco? SÍ
5- El problema pedagógico de la ética. SER EJEMPLO
6- Cobardía COMUNICATIVA y falta de libertad COMUNICATIVA en la UCAM
7- "Revista Inquietud" vs "UCAM, en breve..."
8- ¿Por qué María no me contestó en aquello de los pincha-globos?


El punto "8" : os doy yo la respuesta: Es que María no contesta a entradas antiguas.........
Donde manda la producción no manda la reflexión.

9- ¿Soy yo un cobarde? ¿es que mis interlocutores no saben quién soy?

¿Y aquella profesora que decía a una chica que no podía publicar, en su propia revista, un trabajo sobre la "píldora del día después" porque podía perder su trabajo...? ¿Esa.?... ¿qué es?

Lo mejor es criticar la supuesta cobardía de los anónimos en Internet. Porque... la COBARDÍA de algunos docentes de universidad... eso son minucias éticas...dignas de un "valiente" silencio. Los anónimos de un blog, esos sí que coartan la libertad de expresión... JA!

Me decepcionas, Leo. Pensaba que eras valiente en el sentido real de la palabra (exponerte a un riesgo por amor a la Justicia) y no en plan frívolo...("es que pongo mis sentimientos en un blog... Y LOS FIRMO!!"). "Desde-luego", Sócrates hablaría de ti en el Laques...

Por cierto, otro heterónimo ilustre... Lewis Carroll. Pero, claro... todas sus críticas a determinadas filosofías del lenguaje deben ser desechadas; porque no firmaba con su nombre real y, por lo tanto, era un cobardica que apuntaba, desde el anonimato, a la sien de otros... Juasjuasjuas. Vaya lógica de mercadillo...

Muy parecida a la de un profesor de filosofía de cierta universidad:

Una alumna dice:
-"¿No hay ninguna corriente, ni filósofo que defienda la inexistencia de Dios?".
El filósofo contesta:
- "NO".
Cuando una segunda alumna nombra a un tal Nietzsche, el profesor espeta:
-"Nietzsche estaba loco".
y se zanja el tema...con una lógica indigna de su posición.

Yo, Septembrino, no creo en la inexistencia de Dios, ni creo en Friederich Cristo Nietzsche... PERO MENUDA FALTA DE HONESTIDAD, DE VALOR, DE.... VERGÜENZA... CLAMA AL CIELO!!!

(¡)Pero claro, esto ejemplos de COBARDÍA (en mayúsculas ) son tonterías... gilipolleces... ya ves tú... que la formación en valores de un alumno sea deficiente... eso es calderilla... mejor nos callamos... no vayan a oírnos, mejor hablamos del anonimato en el país de las maravillas...

La pregunta NO debería ser ¿apunta el anónimo a la sien?... sino, ¿tiene o no razón!!? ¿Se puede discutir?, ¿tengo argumentos para rebatir su postura y defender la nuestra?...

PERO CLARO, SE ME OLVIDABA!!! Los comentarios en entradas antiguas NO los suelo contestar...Mejor pasamos a otro tema... Pensar cuesta trabajo y da pereza, no vaya el conocido-anónimo a pillarnos en nuestro “discurso repetido” (que diría Eugeniu Coseriu ) o , peor aún, en nuestra indigencia moral...



----------------------------------------------------------------------Una última curiosidad, en otro orden de cosas; Charles Manson, el sanguinario asesino, acaba de sacar un nuevo disco por Internet desde la cárcel... ¡¡Y es bueno, hasta me ha emocionado...!!! Para que veáis que escribir tu nombre propio y contar/cantar tus sentimientos al mundo no aseguran la valentía o bondad; la calidad moral, en última instancia, de nadie... como tampoco lo contrario, ni viceversa.

Lo curioso es que este tipejo expresa mucho mejor sus sentimientos de lo que muchos/as lo hacen escribiendo... QUE CURIOSO, NO ??!! Parece que Charles se cree que es Johnny Depp en “Piratas del caribe“, pero el tío lo expresa con sentimiento. Para aquellos que quieran escucharlo, la canción más bonita se llama “The black pirate”... así os ahorráis escuchar los gritos de los prisioneros en celdas contiguas, o el sonido de la megafonía de la cárcel que se escucha en otras canciones...
Creo que ha inventado un nuevo género musical, la canción de final abierto, porque la canción no se acaba... es la grabadora la que parece quedarse sin cinta... Ah, se puede descargar libremente!!

Si alguien es muy sensible, prejuicioso e (o) influenciable, que se abstenga de escucharlo...

Entre un tal Habacuc, la montaña de escombros, Manolote y Charles Manson mis ideas sobre estética están muy revolucionadas...


Pd: Le debo un comentario a Pedro Jesús. Intentaré escribirte pronto, pero ando mal de tiempo y creo que nuestros temas merecen más que un telegrama. Lo siento... tu recensión de Kant está genial, una pasada. Da gusto percibir honestidad intelectual en la Ciudad de Dios. Ojalá que dure... por los siglos de los siglos.

María dijo...

Sempembrino, ¿punto 8? ¿Qué pinto yo aquí?
Leí tu comentario y lo reflexioné, vaya si lo hice! Es más, te he concedido el doble de tiempo y he vuelto a él, después de casi 10 meses!
Cierto que no suelo contestar entradas antiguas en el blog, pero todo el que me escribe tiene respuesta; lo que pasa es que no tuvimos el placer de coincidir después de que aseguraras que escribí ese post con rencor. ¿Y qué si lo hice? De todas formas, no creo que fuera así, aunque si tú eres más feliz pensando eso...
Después de casi un año me reafirmo en cada palabra de lo que dije, así que si te hace ilusión seguir discutiendo sobre globos, ya sabes; pero no aquí, que Leo no tiene la culpa.
Saludos!