miércoles, marzo 11, 2009

A vueltas, unas vez más, con el hombre masa

Sinceramente, no termino de creerme lo de que la masa ya no existe, que ahora nos encontramos en la era de los públicos y de las audiencias inteligentes y bien formadas. Este optimista argumento es el más compartido hoy desde el pensamiento social. Y yo lo he defendido y enseñado en infinidad de ocasiones. Pero estos días leyendo a Wright Mills y su libro "La élite del poder" (The power elite) de veras que vuelvo a dudar. Supongo que al final no seremos ni una cosa ni la otra, es decir, que en general compartimos rasgos de masa y público a partes iguales.

El caso es que dice Mills que el hombre que vive dentro de una sociedad de masas es aquél que no es capaz de trascender su ambiente diario, que ha perdido su independencia y, lo más importante, el deseo de tenerla; que este hombre de lo que se hace cargo principalmente es de sus propios problemas personales (cuyo real significado y trascendencia social desconoce) y lo que quiere es pasarlo lo mejor posible. En este sentido, las instituciones educativas no están ayudando mucho a la emancipación, dado que carecen de nivel cultural y rigor intelectual; a menudo, ofrecen mediocridad, entrenamiento profesional y poco más.

Esto lo decía Wright Mills a mediados del siglo pasado en una sociedad norteamericana en la que el pensamiento crítico tenía poco espacio. Así que doble mérito para el sociólogo estadounidense.

4 comentarios:

María dijo...

¿Has leído Revolutionary Road?
Si tienes tiempo...

EJG dijo...

Interesante libro, gracias por la referencia. Yo pienso como tú, que tal vez dentro de nosotros convivan o malvivan un hombre-masa y un hombre-crítico. Creo que ahora vivimos en un mundo más complejo -más abierto y, por tanto, con más posibilidades- y que cuesta mucho mantener una cierta coherencia.
Muchas veces me imagino en el mar, haciendo un esfuerzo por nadar hacia donde yo quiero; en cuanto me relajo un poco, la corriente me lleva por otro lado. Y hoy hay tantas corrientes, que resulta complicado avanzar, ¿no crees?
Un abrazo grande.

Pedro Jesús Teruel dijo...

¡Leo! Qué bueno encontrarnos aquí de nuevo. Es muy interesante lo que dices, al hilo de "The Power Elite". Se trata de un replegarse sobre lo propio, de una especie de provincianismo existencial. Ese fenómeno puede ser descrito de muchas maneras. Acuérdate de Heidegger en "Ser y tiempo": el problema es esa forma de vivir confiada al "se dice", "se piensa", "se hace"... En realidad, el sujeto deja las riendas de la propia vida para confiarlas a las dinámicas de la masa.

A esa forma de existencia la denomina Heidegger "vida inauténtica". Qué curioso: creyendo que está concentrándose en "lo suyo" -sus problemas concretos, el pasarlo lo mejor posible-, el sujeto abandona la reflexión y, de esta manera, se vacía de identidad, queda volcado en dinámicas puramente externas. El concepto de independencia resulta, entonces, engañoso: está abocado al aislamiento, al provincianismo (es la misma dinámica que subyace a los nacionalismos de toda laya).

Ese individualismo feroz coexiste perfectamente con las dinámicas de masa - es más, las favorece. ¿No te parece, precisamente, que la masa se nutre de individuos inconexos, que dan pie a dinámicas sociales más o menos ciegas? En cambio, la convivencia en diálogo, la búsqueda inteligente de convergencias, de unidad, ésas no producen necesariamente dinámicas ciegas de masa ("se dice", "se hace"). Y son compatibles con la autonomía personal.

Leo dijo...

Buenas!

Maria, no, no he leido ese libro... Thanks por la recomendacion.

Eva, Pedro, muy interesante lo que me comentais. Efectivamente, creo que la tendencia general de nuestro tiempo es a-reflexiva, vivimos a un ritmo vertiginoso y esa voragine creo que facilita poco la reflexion y el pensamiento autonomo maduro... Y si, Pedro, creo que la masa se nutre de este tipo de individuos que ademas, segun Wright Mills, ni tan siquiera entienden su propia existencia. A veces tengo la sensacion de que hemos eliminado la pregunta basica: por que? por que (me) sucede lo que sucede? Esta pregunta es una invitacion al pensamiento reflexivo y comprensivo...

Quiza lo problematico de todo esto no sea ya la escasa madurez intelectual, sino que incluso este asunto importe poco o nada, dado que con ello estamos quitando de enmedio la aspiracion a ser individuos de una "pieza".

un placer seguir charlando con vosotros desde aca!!!

y un abrazo a los tres,


Pd. Sorry, os escribo desde la biblio y aqui tampoco tengo tildes :-(