lunes, marzo 21, 2005

Ana y "sus" siete, Wyoming... ¿se agudiza la crisis en la TV pública española?

Ojeando la prensa dominical (cosa que siempre me lleva más tiempo del que en principio tenía pensado dedicarle) me llama especialmente la atención la pérdida de audiencia de la televisión pública española (TVE).


Cierto es que cuando Caffarel cogió la presidencia del ente público, se apoderó de mi un cierto aire triunfalista: "Al fin una persona del ámbito académico dará la cara en el terreno periodísitico". Lo que más me gustaba de la Caffarel eran sus artículos sobre el estado de la investigación en España ("La comunicación en España: planteamientos temáticos y metodológicos entre 1987 y 1990" o "El estado de la investigación de comunicación en España -1978-1987-").

Pero a día de hoy las críticas que está sufriendo la profesora superan con creces a las alabanzas. Los más pesismistas hablan de que la cuenta atrás en su cargo ha comenzado...

Los últimos datos que arrojan los estudios de audiencias no "pintan bonito" para la televisión pública española. Es verdad que la exhaustividad con las que son examinados los nuevos programas, no premia en absoluto la calidad del producto informativo. Pero lo cierto es que TVE pierde audiencia (los últimos estudios apuntan hacia un 15%, nada más y nada menos). Tampoco es muy halagüeño el hecho de que entre los 10 programas más vistos desde el 11 al 17 de mayo, sólo 2 pertenezcan a la cadena encabezada por Caffarel (quizá no ayude demasiado el sonado fracaso del programa de Wyoming).


Esta tendencia a la baja ha provocado la contratación de un nuevo director de programas y contenidos de TVE: Pablo Carrasco. Las primeras intenciones del malagueño son realmente buenas, dado que su principal objetivo es "romper con la dicotomía de una televisión minoritaria y de calidad y una mayoritaria y de basura. BUsco una televisión pública mayoritaria y de calidad" (periódico El Mundo, 20/03/2005, p.52).

Ojalá el señor Carrasco pueda cumplir los buenos propósitos con lo que comienza su periplo televisivo. Claro, que tampoco la serie "Ana y los siete" iba a ser renovada y ahí la tenemos salvando los muebles en los shares de audiencias.

Al hilo de esta cuestión, no quería pasar por alto la oportunidad de comentar la creación del "Observatorio Iberomaericano de Ficción Televisiva" (OBITEL), recientemente fundado en Bogotá (Colombia) y que cuenta con la colaboración de investigadores iberomericanos, entre ellos algunos españoles. Nace para fomentar la construcción y la promoción del espacio audiovisual iberoamericano. Entre sus objetivos destaca el fomento de la investigación para proponer políticas públicas.

Me pregunto si la serie protagonizada por Ana Obregón superaría un examen de calidad...