lunes, octubre 29, 2007

¿Es posible construir un mundo mejor? Retomemos la utopía

Cada vez que termino mis clases siempre hay algo que me deja tremendamente pensativa... Hoy le comentaba a mis alumnos de periodismo que deben conocer la realidad para no ser manipulados. Esta reflexión venía al hilo de la reciente beatificación de los mártires españoles y la tan traída memoria histórica, debate que lleva vigente ya unos cuantos meses. Les decía a los futuros periodistas que para conocer bien el hoy hay que ahondar en el ayer y que la historia reciente española no les puede sonar a algo lejano, a batallita de los abuelos. Que las beatificaciones de ayer (y la ley de memoria histórica que está encima de la mesa del congreso) son el resultado de la historia contemporánea española y que ésta hay que conocerla.

EL caso es que en esta cuestión está la clave de la pregunta que formulo en el título: ¿Es posible construir un mundo mejor? ¿Es posible transformar el mundo? Creo que sí. Y esa transformación debe empezar, obviamente, por el propio individuo, con un ser humano comprometido con la auténtica cultura, con un ser humano que potencie el conocimiento, la razón, con un ser humano en defintiva que sea libre. Todo esto suena tremendamente utópico, lo sé. Pero creo fervientemente en estas palabras, creo que la racionalización y la teorización nos hacen más libres y creo también que ese individuo libre (racional, teórico, culto...) nunca hubiera cometido la barbarie de los campos de concentración nazi, la barbarie de las dictaduras, la barbarie de las guerras civiles, la barbarie de los totalitarismos. Todas estas tragedias son el fruto de la irracionalidad, de la perversión de la razón, convertida ahora en razón instrumental.

Por eso es importante conocer, leer, aprehender (que no aprender), estudiar, analizar... Para ser libres, para evitar que los hechos se repitan, para transformar el transcurso de los acontecimientos... ¿Utopía? Es posible, pero ¿podemos resignarnos ante la realidad que viene dada? Creo que no. Es más, creo que tenemos que evitar a toda costa que el ser humano deje de anhelar un mundo mejor. Cuando eso ocurra, cuando hayamos renunciado a la utopía, se habrá producido, ahora sí, la última gran derrota del espíritu.

2 comentarios:

M.Carmen dijo...

La beatificación masiva de religiosos, religiosas y sacerdotes fusilados durante la Guerra Civil en la zona republicana constituye, objetivamente, una nueva humillación a los fusilados por los franquistas, que durante más de 70 años han sido silenciados. Franco los castigó con la condena y la muerte y la transición los castigó con el olvido. El pretexto era no reabrir heridas. Quienes gestionaron la transición temieron que poner a la luz publica lo que ocurrió podía poner en cuestión el alzamiento, la guerra, el franquismo y la misma transición, es decir, los cimientos de la España actual. Porque todo el mundo desea que los “suyos” desempeñen el papel de víctimas y no el de victimarios.

Así empezaba una de las tantas presentaciones sobre la memoria histórica de España.
Y ahora yo me pregunto si ahondandando en esos cimientos puede tambalearse nuestra historia, ¿porqué no crear una nueva?, ¿porqué no empezar desde cero? ¿porque hay que ser blanco o negro?,¿entonces el arcoiris ?¿porque hay que intolerar al opuesto en ideales? ¿y los matices y los grises? y si en realidad solo hubiera corazones, diferentes visiones tan respetables como en cantidad abundan, un mundo donde la idea de individuo y de sociedad no se rija por...
Creo que sí, lo creo,hay posibilidad de crear ese mundo mejor, la hay, la hay, mientras haya personas dispuestas a preguntarse el ¿porqué de las cosas? Sí, se puede empezar desde cero, retomemos la utopía,edifiquemos en los cimientos, nuevas realidades,busqueda de la verdad, libertad como sentido de vida..si eso es un proyecto de dificil realización, entonces queridos amigos soy una soñadora nata, una persona que se ilusiona con las aspiraciones peleagudas y que por ello no tira la toalla...¿quién dijo que la costruccion de un mundo fuese facil? Aquel que quiera cambiar el mundo debe empezar por cambiarse así mismo,decía Socrates, pues bien yo quiero empezar por cambiarme a mi misma, haciendo de mi capa y espada "el saber", como bien dice mi sabia profesora.
El saber no ocupa lugar..soy tan ingorante como a medida consiento que me manipulen como sujeto.
Solo espero que dentro de 4 años haya alcanzado una pequeña parte de esa sabiduría que me otorgue junto coraje para poder llevar todos mis sueños hasta su realización por complicados que resulten.

Leo García Jiménez dijo...

BUenas!

NO, no eres tan ignorante como dices pues apuntas muy bien lo que dice el filósofo "sólo sé que no sé nada". El ignorante ni tan siquiera sabe que es un ignorante, ni tan siquiera sabe que no sabe nada (pobre, de esta forma nunca podrá salir de su ignorancia). Un paso más a la pura ignorancia es saber que no se sabe y es ahí en donde ya estamos en disposición de aprender y de avanzar.

Todos partimos de ese punto, y conforme vamos aprendiendo vamos tomando conciencia de lo poco que sabemos.

Por otra parte, eL pasado no podemos cambiarlo, pero el futuro sí. COn respecto al pasado lo único que tenemos que evitar es que se reescriba la historia de manera sesgada, y si se hace, ser conscientes y no dejar que nos "manipulen como sujetos", tal y como ha dicho Mari Carmen.

Así que adelante, sinceramente creo que vamos bien, como dice un amigo, "seguimos".

UN abrazo,