viernes, marzo 02, 2007

¿En qué quedamos? Echevarría y De Chaos, dos opciones de muerte y vida













Como ya sabéis, sólo actualizo el blog semanalmente. Pero hoy voy a hacer una excepción, por las veces que debí actualizar y no lo hice ;-) y porque la duda me corroe en estos momentos.

Dos noticias, para mí contradictorias
, protagonizan hoy el espacio público: por un lado, de Juana Chaos, el terrorista, será trasladado a su casa en cuanto se recupere de su huelga de hambre (que suspendió ayer en cuanto se anunció su "prisión atenuada"). Dice Rubacalaba que lo ha hecho "por razones humanitarias. No podemos dejar que alguien muera". Por otro lado, Inmaculada Echevarría, que padece una distrofia muscular progresiva lo que la ha postrado en la cama de un hospital a lo largo de los últimos nueve años de su vida, elegirá junto a los médicos la fecha en la que le será retirado el respirador que la mantiene con vida.

Entonces, ¿en qué quedamos? ¿Somos libres para hacer lo que nos dé la gana con nuestras vidas o no? Echevarría pide morir porque no aguanta más su situación vital. La junta de Andalucía accede. De Juana Chaos comienza una huelga de hambre para protestar por la pena que debía cumplir. En este caso, no se le concede la libertad para hacer con su vida lo que le plazca y es ingresado en un hospital donde se le mantiene con vida, en contra de su voluntad, gracias a un suero. De Chaos permanece literalmente atado a la cama para que no pueda quitarse la vida.

¿Por qué dejan morir a Echevarría y no a De Chaos? ¿Por qué prevalece el derecho a la muerte en una y el derecho a la vida en el otro?

No lo entiendo, sinceramente que no lo entiendo, situación que me tiene bastante cabreada.
¿Por qué a una le dan la libertad para que decida sobre su vida, libertad que se le niega al terrorista?

Creo que un mínimo de coherencia en las líneas éticas de las políticas gubernamentales no estaría de más, ¿no os parece?

6 comentarios:

María dijo...

Yo es que ya no entiendo nada...
Y cuando se ponga bien, qué? a pasear a la calle, no? Y a comprar el pan, y al cine... claro, mientras esté en su casa al anochecer...

Anónimo dijo...

Entonces... ¿Todos los presos deben ponerse en Huelga de Hambre para salir de la cárcel? Me parece que algo no funciona en este gobierno... ¡Qué será, será!

Leo García Jiménez dijo...

Ayer publicaba la razón que ya hay varias decenas de presos de ETA en huelga de hambre.

En fin...

enrique dijo...

Arcadi Espada publica hoy en su blog (http://arcadi.espasa.com/mt-static/index.html) un interesante comentario sobre este asunto:

"Lo que no acabo de entender es la ausencia de duelo. Al fin y al cabo tampoco la hermana de la Princesa de Asturias quería vivir con respirador asistido. Se lo quitó, se lo quitó, y al día siguiente todo el periódico estaba inundado de lágrimas. ¿No fue, como en el caso de Inmaculada, un ejemplo de la soberana voluntad del individuo? ¿Alguien, algún eutanásico socialdemócrata se atrevería a juzgar que la vida de la hermana de la princesa de Asturias era más vivible que la de Inmaculada? ¿Sí? Mais pourquoi, bomboncitos? La extinción no puede celebrarse. Ni siquiera el derecho a la eutanasia justifica la celebración. Hay una línea muy fina, regida por su propia conducta, que esa prensa ha traspasado impunemente: mientras el suicida pelea por su libertad la información está justificada. Es el establecimiento de un derecho lo que está en juego. Pero a partir de que alguien logra equiparar su estatuto de suicida con el del resto de hombres el foco mediático debe apagarse. O de lo contrario se corre el riesgo de que la actitud mediática resulte hipócrita y repulsiva. Inmaculada Echevarría debió luchar en público: pero su lucha concluyó con la autorización judicial y el práctico consentimiento médico. Entre ese momento y la muerte ya no está (ni debe) el periodismo. ¡Al menos eso dice el periodismo!"

Nono dijo...

Yo lo veo meridianamente claro: la finalidad del etarra era salir en libertad; él sabía que lo conseguiría y así ha sido.

¿Por qué? Porque el Gobierno de España, que debería representar a todos los españoles, está de rodillas ante una banda de asquerosos asesinos, que lo tienen sometido por algo que podemos intuir, aunque quizá no terminemos jamás de conocer en su justa extensión.

Muchos argumentan que, de haberlo dejado morir, se le habría convertido en mártir y las consecuencias -en forma de represalias de la banda- serían desastrosas.

En mi opinión, es un argumento lleno de cobardía. Aquí no se acepta el chantaje, y punto. Y si se rebelan, el Estado de Derecho los combatirá. Aunque ello pudiera dar lugar a mártires de verdad, de los que llevan a España en su corazón, que sí serían verdaderos héroes de nuestra patria.

Francisco J. Moreno Hernández dijo...

La muerte de Inmaculada Echevarría no tuvo nada de raro. Era una medida que se suele tomar con personas que, en su situación, lo piden. La eutanasia pasiva es legal.

El impacto mediático que ha tenido el caso no viene del debate sobre la eutanasia, sino de la necesidad de ciertos ámbitos partidistas de denunciar la decisión que se tomó con De Juana Chaos.

Ésta última decisión es la que origina todo el debate. Un terrorista que quiere hacerse pasar por Gandhi, ¿le dejamos que se suicide o lo encerramos en su casa? Total, encerrado va a estar...